El guardián entre el centeno fue una novela escrita por J.D. Salinger, publicada por primera vez en el año 1951. En mi caso, leí una edición publicada en el 2006 por la Editorial Alianza Editorial.

En el libro no aparece ninguna fecha ni ningún acontecimiento histórico con los que pueda datar la obra, pero observando pequeños detalles de la vida cuotidiana que llevan los personajes podemos decir que fue una obra contemporánea a la época del autor.

La historia transcurre en distintos lugares, principalmente en Nueva York, aunque al comienzo  Caulfield reside en Pennsylvania, donde se encuentra su colegio. La novela está narrada por un narrador interior, el protagonista Holden Caulfield, en primera persona.

Holden Caulfield, nos relata cómo es expulsado del colegio Pencey. Cansado de la residencia donde vive, decide irse unos días a Nueva York antes de que sus padres adviertan su expulsión y deba volver a casa. En este tiempo frecuenta bares y hoteles mientras conoce a un gran número de personajes, muchos de ellos ejemplificarán los aspectos de la sociedad americana más detestados por el protagonista.

El guardián entre el centeno es un libro que da pié a reflexionar. Siendo una obra escrita hace más de cincuenta años es capaz de reflejar, de forma general, el comportamiento y pensamiento de los adolescentes. Esta se reitera en los mismos términos. Se utilizan coloquialismos y vulgarismos constantemente; así el autor intenta imitar lo que sería la lengua y el pensamiento de un adolescente.

Este libro trata muchos temas, como por ejemplo, las relaciones familiares, mostrando una fuerte unión y complicidad entre Holden Caulfield y su hermana pequeña, Phoebe. En cambio de sus padres no obtenemos demasiados detalles, intuyendo una mala relación. A lo largo de la novela Holden se encuentra con antiguos conocidos, mostrándonos principalmente los grandes defectos de la sociedad, como por ejemplo la falsedad de las personas y las ganas de aparentar lo que no son.  El protagonista tiene una visión pesimista del mundo porque durante la historia apreciamos comentarios despectivos hacia la manera de ser de las personas; la superficialidad, la arrogancia, etc.

Los lugares y momentos donde transcurre principalmente la historia son los paseos nocturnos de Caulfield bajo la lluvia o el frío de la ciudad criticando aquello que ve. Esta obra se caracteriza por su simplicidad, así, El guardián entre el centeno es una obra que únicamente nos cuenta como Holden Caulfield reside unos días en nueva York antes de volver a su casa tras haber sido expulsado del colegio. Como ya he dicho antes, la novela no se caracteriza por una gran riqueza y uso del vocabulario, si no por todo lo contrario. Esa simplicidad en la que el protagonista establece algunas ocasiones un monólogo interior o en el que formula preguntas aparentemente tan estúpidas como pueda ser: ¿Dónde van los patos del Central Park South cuándo el lago se hiela? Es para mí lo mejor del libro y lo más característico, porque preguntas como la que he comentado anterior mente: Pueden transformarse y derivar a estas otras como por ejemplo: ¿Dónde va la gente cuando no tiene hogar?

Caulfield tiene 17 años; Es alto y tiene algunos cabellos grises que le hacen aparentar más edad. Muestra una compleja psicología empezando por su capacidad de detectar cualidades específicas de las personas, como la hipocresía, la superficialidad y el narcisismo. Holden es una persona desconfiada y cínica. Nacido en una vida de privilegio, Caulfield cuestiona el valor de las clases y de la sociedad, oponiéndose al convencionalismo.

Holden habla de su hermana Phoebe frecuentemente. Asegura que es la niña más inteligente del mundo, increíble bailarina, emocional y divertida. Phoebe posee el don de la paciencia, esto le permite saber escuchar y entender siempre de lo que habla la gente. En ella vemos una mezcla de entusiasmo infantil y agudeza adulta lo que hace a Phoebe un personaje irresistible. Holden trata de proteger a su hermana, haciendo realidad su sueño de ser El guardián entre el centeno. El sueño de ser “el guardián entre el centeno” sería una metáfora en la que el protagonista busca proteger a su hermana de la sociedad corrompida, que equivaldría al centeno.

Me apeteció leerme este libro porque era un clásico del que se ha hablado mucho. Creo que se pueden sacar importantes reflexiones sobre el libro pero a veces se especula demasiado, dejando de lado la maravillosa simplicidad que trasmite la novela. Al principio pensaba que el libro se me haría pesado debido a las descripciones detalladas con falta de vocabulario y abundancia de coloquialismos, pero finalmente esto fue una de las características que más me asombró, puesto que el autor es capaz de mantener la intriga del lector sin una gran riqueza de vocabulario, produciendo en éste una pregunta clave para cualquier historia: ¿Dónde empezará la acción? A parte, puedo decir que comparto algunas de las opiniones que Holden Caulfield menciona durante el relato, entre ellas la falsedad y superficialidad de la sociedad. Como he comentado anteriormente el libro está escrito de forma que imita el pensamiento de un adolescente, y ese para mí, es uno de los fallos que se cometen en numerosas obras; generalizar y relacionar siempre a los adolescentes con el alcohol, las drogas y el sexo.

Recomiendo la obra “El guardián entre el centeno” a aquellas personas a las que les guste profundizar en la lectura y que no tengan miedo a cuestionar a los grandes clásicos. Les recomiendo que no intenten entender ni encontrar todas las reflexiones y metáforas que tanto se han comentado y repetido. Juzguen la obra desde su propio punto de vista.

Joana Maria Cladera, 4º

*******************

El príncipe de la niebla es una novela escrita por Carlos Ruiz Zafón. En mi caso, la he leído en una edición que contiene dos libros más de temática similar pero no relacionados entre ellos, La trilogía de la niebla, de forma que el año de publicación no coincide con el de la publicación del libro en su versión original y la editorial puede que tampoco sea la misma. En el caso de esta edición, fue publicada en 2014 por la editorial Planeta.

Esta novela, narrada por un narrador omnisciente en tercera persona, transcurre durante el verano de 1943 en un tranquilo pueblo costero al que la familia Carver se ha tenido que trasladar debido a la guerra. Principalmente transcurre en tres lugares de este pueblo: la playa bajo el faro, donde se encuentran la caseta de Roland y el Orpheus, el jardín de estatuas y la casa de los Carver.

Los personajes principales de esta historia son Max, el mediano de los tres hermanos, de 13 años, curioso y buen chico, se enamora del mar cuando lo ve por primera vez; Alicia, la mayor de los hermanos con 15 años, tiene muy poca relación con Max y toda su familia y siempre está malhumorada; Roland, un chico de 17 años, por lo que, si sigue la guerra, será reclutado el año siguiente, alto, de tez bronceada y ojos verdes, a quien los dos hermanos conocerán al llegar al pueblo y con quien van a establecer una gran amistad durante este verano, vive medio con su abuelo, el farero, medio en una caseta en la playa bajo el faro, una de sus mayores aficiones es ir a bucear y rescatar tesoros del Orpheus, un barco que naufragó cerca de la playa del pueblo; y Míster Caín, un hombre misteriosos al que iremos conociendo a lo largo de la novela.

La novela empieza cuando Maximilian Carver les dice a sus hijos que se marchan a un pueblo costero para huir de la guerra. Al principio la idea no tiene una gran acogida, pero les llevará a vivir un verano inolvidable. Poco después de llegar a su nueva casa, Max decide ir a dar una vuelta y conocer el pueblo. Es entonces cuando conoce a Roland, con quien enseguida entabla una gran amistad. Max, Alicia y Roland empiezan a verse diariamente y se convierten en inseparables. Pocos días después de llegar a su nueva casa, Max descubre que hay un jardín de estatuas cerca de su casa y decide ir a verlo, pero no resulta ser un simple jardín de estatuas, hay algo extraño en ese lugar, suceden cosas misteriosas. En su casa encuentra unas cintas en las que hay escenas grabadas en ese lugar que le dejan aún más intrigado al ver lo que ocurre en ellas. Roland, Max y Alicia van a bucear y a rescatar tesoros del Orpheus, el barco que naufragó cerca del pueblo hace años y de cuyo naufragio solo salió viva una persona, el abuelo de Roland que, aunque le ha explicado cómo ocurrió, los tres chicos saben que hay cosas en ella que no encajan, y es que el farero guarda un gran secreto relacionado con el Príncipe de la Niebla, que, por el bien de su nieto, no debe ser descubierto y Max que está decidido a descubrir.

Este es un libro que ya había leído hace unos dos años y me apetecía volver a leer así que esta me pareció una buena oportunidad para hacerlo.

Por una parte, lo que más me ha gustado de este libro es el misterio, la intriga por descubrir qué es lo que realmente está ocurriendo y quién es el Príncipe de la Niebla mezclado con cómo va avanzando la amistad entre los tres protagonistas y, a veces, pequeñas dosis de sentimientos como el amor.

Por otra parte, en realidad no sabría decir qué es lo que menos me ha gustado, pero supongo que el ritmo de la historia, ya que lo recordaba más lento y, al volver a leerlo, me ha parecido que todo pasaba muy rápido.

Este es un libro que recomendaría a cualquier persona, pero especialmente a quienes les gusten las historias con algún misterio, esas que no puedes parar de leer porque necesitas descubrir qué pasará, y a esos que buscan libros en los que haya una historia de amor, pero que no sea el tema principal de la historia.

Aina Enseñat, 4º ESO D

Anuncis