317 KILÓMETROS Y DOS SALIDAS DE EMERGENCIA

He elegido este libro porque, como bien dicen, creo que la lectura es alimento para la imaginación pero la gente siempre tiende a alimentarse de lo mismo. Como de costumbre, empiezan por los platos principales (las típicas novelas con un argumento y unos personajes), sin dejar paso al postre a causa de estar llenos.

Con el postre, quiero referirme a la poesía y al recomendar este libro, quiero recomendar también este  género y hacer ver a la gente que a veces, es mejor empezar por el postre.

317 km y dos salidas de emergencia es un libro escrito por la joven autora Loreto Sesma. Su editorial es ESPASAESPOESÍA. La fecha de edición tuvo lugar el año 2015 en España.

El libro contiene una estructura que considero bastante original. Con la simulación de un viaje, está dividido en cinco partes:

Primera parte: Trayecto

Contiene una serie de poemas en los cuáles simula cada uno un kilómetro del viaje. Cada poema va introducido por un ‘En la radio suena…’ seguido de una breve estrofa de una canción y su nombre o ‘Radio apagada’.

Como el prólogo bien indica, se trata de escuchar esa canción al mismo tiempo que leer el poema, al igual que otros requieren su silencio.

Segunda parte: Áreas de servicio

Contiene VII poemas.

Tercera parte: Gasolineras (y un mechero en mano)

Contiene XVI estrofas breves.

Cuarta parte: Ciudades

Contiene IV poemas que tienen cada uno por título el nombre de una ciudad. (Zaragoza, Pamplona, Madrid, Bregenz)

 

Quinta y última parte: Destino (beso final y despedida)

Contiene un único poema dando fin al viaje y llegando al destino y haber disfrutado de este.

Cada parte va introducida por un poema (antes de seguir por los que siguen la estructura) y una ilustración de Daniela Carvalho.

Los poemas, según mi punto de vista, están basados mayoritariamente en el amor, la sociedad actual o la vida misma, cada uno visto y vivido en la piel de la escritora, en el viaje, el recorrido y el destino de vivir.

Creo que cada persona les puede dar su propio sentido dentro de la temática de estos y, es lo que hace que te puedas adentrar en todo aquello que Loreto Sesma sintió al plasmar sus vivencias y sentimientos, poniéndole el sentido de los tuyos.

Es un libro que me gusta por su originalidad, género, simplicidad y estructura y porque te hace pensar y reflexionar. El hecho de ser un libro de poesía y no tener la necesidad de seguir un hilo argumentativo te permite leer el kilómetro que más se adecue a tu momento sin forzarte a seguir un orden.

Recomendaría el género a cualquier persona. Animo a todo el mundo a explorar más allá de las novelas, leer poesía y valorarla más y este libro, a todo aquel que le guste reflexionar sobre la vida, que no le busque un único sentido y que disfrute de la lectura en todas sus vertientes. Al soñador. A aquel que esté dispuesto a empezar el viaje, que no tenga miedo a la distancia y consiga llegar al destino sin buscar las salidas de emergencia.

Sin duda, vale la pena empezar por el postre y descubrir que estos 317 kilómetros son pura poesía.

 

          Alba Herrero Morales

Poema:

Hay autobuses que parecen las salas de espera de un hospital,

igual que hay estaciones que están cansadas de ver llegar gente

que luego nunca se queda.

 

Creo que deberíamos preguntarles a los trenes qué es lo que

[sienten,

porque me he dado cuenta de que a ellos tampoco hay nadie

[que los espere

lo único que quiere la gente

es llegar a su destino.

 

Hay gatos que (sobre)viven en la calle,

que desearían no tener que soportar las oportunidades

que les otorgan sus siete vidas.

 

Drogas que no querían hacer daño,

solo necesitaban alguien que las necesitara.

 

Hospitales que lloran por las noches

por ver morir a gente,

lo que ellos querían era salvarles.

 

Tartas de cumpleaños que ven las velas

como espadas que las atraviesan.

Cuchillos que no querían hacer herida,

solo querían ser aquello que corta la soga

y  acabaron en alguna espalda.

 

Cementerios con complejo de floristería.

 

Edificios que querían ser hogar

y acabaron siendo cárcel.

 

Cárceles que son hogar.

 

Medicinas que no se venden en farmacias

y  curan más que cualquier pastilla.

 

Y espero que entiendas

que en ningún momento he hablado

ni de autobuses,

ni de trenes,

ni de gatos,

ni de drogas,

ni de hospitales,

ni de tartas de cumpleaños,

ni de cuchillos,

ni de cementerios,

ni de edificios,

ni de cárceles,

ni de medicinas.

He venido a hablaros de personas.

Anuncis